Misericordia y Fidelidad

Israel Yañez

Salmo 92:2 Anunciaré por la mañana tu misericordia, Y tu fidelidad cada noche.

Cada mañana tenemos que recordar que la misericordia de Dios está en nuestra vida. Generalmente se nos dice que tenemos que dar gracias en todo, ¿pero cuántas veces das gracias a tus amigos, a tus líderes y sobre todo a Dios? Recuerda que la gratitud siempre tiene que estar en nuestros labios, ya que ellos hablan de lo que tiene tu corazón.

Cuando la acción de gracias se vuelve una parte integral de tu vida, descubrirás que la actitud hacia ésta cambiará. La misericordia de Dios está presente en cada paso, en cada respirar; inclusive, estuvo aun antes de que lo conociéramos, por su fidelidad estamos aquí esperando a que él venga por nosotros. Tenemos que ser más positivos, misericordiosos, amorosos y humildes.

Cada mañana levanta tus manos y anuncia que la misericordia de Dios está en tu vida. Grita al mundo que eres parte de Dios, parte de su cuerpo, parte de él mismo. Eres muy especial para Dios, ya que él en su gran misericordia y fidelidad a su promesa dio a su único hijo por ti y por mí, a JESÚS.

Dios te bendiga.